MERKEBET

En lo profundo de la selva misionera llegó, hace mucho tiempo, una mujer maravillosa. Puede paralizar con la mirada o el bamboleo de las caderas, pero también puede irritarse por tonterías: incluso puede decidir que el mundo no importa y retirarse a soñar su propia lluvia.